miércoles, 10 de enero de 2018

Bundt cake red velvet (terciopelo rojo)



¡Cómo pasa el tiempo! No me había dado ni cuenta de que la última entrada que publiqué fue en octubre.

Lo cierto es que en los meses de noviembre y diciembre no he parado. He tenido un encargo tras otro.

Hice tartas de Mafalda, de Harry Potter, de Shimmer y Shine, de Mickey, de Pokemons, de Frozen, de Soy Luna, de Campanilla, una Drip Cake navideña, además dos tartas Ferrero Rocher, trufas de diversos sabores, un tronco de Navidad... y algunas cosillas más. Vamos, que el horno encendido día si y día también (que no me gusta a mi ni nada jejejejeje). 

Pinchando en el nombre de cada tarta puedes ver la foto. También están todas en la pestaña "Tartas para celebraciones"

Una de las cosas que también hice fue una receta que tenía pendiente desde hace tiempo y que preparé para acabar el año. Ya que teníamos que trabajar, al menos que se pudiera endulzar el día.

Y como tenía que estar perfecto recurrí una vez más al blog de nuestra querida Alma Obregón, Objetivo Cupcake Perfecto.

Así quedó. ¿Apetitoso verdad?


Ingredientes para prepararlo:

350 ml. de leche semidesnatada
2 cucharadas de zumo de limón
150 ml. de aceite de girasol
3 huevos L
430 grs. de azúcar blanca
1 cucharadita de esencia de vainilla
480 grs. de harina simple de trigo
1 y 1/2 cucharada de cacao en polvo sin azúcar
1 pizca de sal
1 cucharadita de colorante rojo en gel
1 y 1/2 cucharadita de vinagre blanco
1 y 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico

Ponemos a calentar nuestro horno a 180º y preparamos el molde que vayamos a utilizar engrasándolo y espolvoreando con harina (recuerda eliminar el sobrante dando la vuelta al molde).

En un bol pequeño pondremos la leche y el zumo de limón y dejamos en reposo.

En otro bol más grande pondremos el aceite, el azúcar y los huevos y batimos hasta obtener una mezcla espumosa. Incorporamos la vainilla.

Aparte tamizamos juntas la harina, el cacao y la sal y lo echamos a la mezcla anterior de dos veces, intercalando con la mezcla de leche (verás que se han formado unos grumitos y que parece cortada; es normal que sea así por efecto del limón). Lo haremos sin dejar de batir hasta que tengamos una mezcla homogénea. 

Añadimos el colorante rojo y mezclamos.

En un vaso ponemos el bicarbonato y añadimos el vinagre. En cuanto espume lo incorporamos a la masa. 

Vertemos en el molde y horneamos a 180º durante aproximadamente 50 ó 60 minutos (cada horno tiene sus tiempos).

Cuando esté listo sacamos y  dejamos entibiar antes de desmoldar y dejar que acabe de enfriar sobre una rejilla.



Yo lo adorné con un simple glaseado hecho con una taza de azúcar glas y unas cucharadas de agua además de con unos adornos que me trajo mi hija de Sevilla. 


¡Que bueno estaba! Cuando lo haga de nuevo te pongo fotos del corte, esta vez se me fue un poquillo la olla jejejeje.