martes, 26 de noviembre de 2013

Bizcocho de plátano y nueces



Parece que este año ¡por fin! vamos a tener invierno.

Ya empieza a hacer frio y ha llovido unas cuantas veces, que en Canarias se agradece la lluvia cuando viene suavecita como en estos días, al menos donde yo vivo.

A mi me gusta más esta época del año que el verano, ya lo he dicho en alguna otra ocasión. Me gusta escuchar el sonido del agua al caer y el olor a tierra mojada. Será que como pasa tan de tanto en tanto es como algo nuevo.

Además la tierra es tan agradecida que en unos días miras hacia las montañas y ya les ha cambiado el color de marrón a verde oscuro.

Es el momento ideal para sacar la ropa de abrigo del ropero, ponerte las botas que no usas hace casi un año, darte un paseito por el campo y tomarte un chocolate caliente o un vaso de vino "de la casa" en cualquier "bochinche" con una tapita de queso o de papas arrugadas.

Si, es el momento pero yo voy a tener que aguantarme y esperar a ver si puedo ir la próxima semana. ¿La causa? Un esguince tonto (y leve, menos mal) que me hice bajando las escaleras.

Me toca cuidarme unos días, que se avecinan días de fiestas y no me quiero perder ni una (jejejeje)

¿Y qué mejor manera de pasar el tiempo que horneando alguna cosilla?

Llevaba tiempo pensando en hacer este bizcocho pero siempre se me ha quedado en la recámara.

 
¿A que tiene buena pinta? 

Si te apetece hacerlo vas a necesitar estos ingredientes:

100 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
200 grs. de azúcar moreno
2 huevos grandes
80 ml de leche (yo uso semidesnatada)
1 cucharadita de zumo de limón exprimido al momento
1 cucharadita de esencia de vainilla
3  ó 4 plátanos maduros (a mi gusta más el sabor de los pequeños)
250 grs. de harina simple de trigo
1 cucharadita de bicarbonato
80 grs. de nueces troceadas


Ponemos a calentar nuestro horno a 180º y preparamos el molde que vayamos a utilizar engrasándolo y espolvoreando con harina si fuera necesario.

En un bol ponemos la mantequilla con el azúcar moreno y batimos unos minutos.


Agregamos los huevos uno a uno batiendo bien cada vez hasta que tengamos una mezcla espumosa.

En un vaso ponemos la leche y le echamos el limón, dejándolo en reposo mientras trituramos los plátanos.  Luego lo añadimos todo, junto a la esencia de vainilla, a la mezcla anterior y lo batimos bien.

Tamizamos la harina y el bicarbonato y lo incorporamos mezclándolo bien.

Por último le ponemos las nueces troceadas.


Vertemos la mezcla en nuestro molde y horneamos a 180º durante unos 55 a 60 minutos (ya saben, cada horno funciona diferente y puede variar el tiempo un poco)

Cuando comprobemos que está listo lo sacamos y dejamos entibiar antes de desmoldarlo y ponerlo sobre una rejilla para que acabe de enfriarse.



Seguro que así ya está buenísimo, pero como yo soy como soy (una tremenda golosa), lo cubrí con un glaseado de canela sencillo hecho con estos ingredientes:

100 grs. de azúcar glas tamizada
1 cucharadita de canela en polvo
1 ó 2 cucharaditas de agua tibia

Mezclas el azúcar con la canela y le añades una cucharada de agua tibia, revuelves y compruebas si tiene la textura adecuada para poder extenderlo sin que sea demasiado líquida. Si no es así le vas poniendo cucharaditas de agua hasta tener la consistencia que necesitamos. Yo en esta ocasión le puse 1 cucharada + 1 cucharadita de agua.

Cubres el bizcocho y adornas como prefieras. Yo le puse unas nueces y rodajas de plátanos deshidratados.



¿Qué se apuestan a que no dura 24 horas?