domingo, 5 de enero de 2014

Roscón de Reyes



♬ ♩Ya vienen los Reyes, por el arenal...♪ ♫   Qué sí, que sí, en unas horas habrán llegado.

¿Todavía pones los zapatos para que te dejen los regalos? ¿Y qué le dejas a los camellos para reponer fuerzas en el viaje?

¡Ay, que ilusión! Me encantan estas fiestas y esto es lo mejor de todo, sobre todo este año en el que la ilusión de los niños a vuelto a casa.

Este será el primer día de Reyes de mi nieta y, aunque ella aún no sea consciente de ello, sí que nos tiene a todos deseando que llegue el día. ¿Cuál será su carita cuando vea todos los juguetes?

Y mientras esperamos hemos estado deleitándonos con un buenísimo roscón que hice siguiendo los pasos de Cristina de Kanela y Limón, otro de los blogs super-recomendables.



¿A que tiene buena pinta?

Además lleva sorpresa, y no me refiero al muñequito que suele ponerse dentro, sino que en el bizcocho ha añadido un ingrediente extra, calabaza y el resultado... bueno pues, salta a la vista


Para aquellos que se animen a hacerlo (que aún están a tiempo) ahí va la receta. He cambiado algunas cosillas y he adaptado las cantidades para hacer sólo un roscón grande o dos pequeños.

Los ingredientes para el roscón son:
30 ml. de leche
1/2 sobre de levadura de panadería en polvo
La ralladura de un limón
La ralladura de 1/2 naranja
2 huevos medianos
50 grs. de azúcar
2 cucharadas de anís
2 cucharadas de zumo de naranja
25 grs. de mantequilla
100 grs. de puré de calabaza
375 grs. harina de fuerza

Para el relleno:
400 ml. de nata para montar
4 cucharadas de azúcar vainillado

Ponemos en un bol amplio la harina tamizada y le mezclamos la levadura. Hacemos un hueco en el centro y añadimos las ralladuras de limón y naranja, el azúcar, los huevos ligeramente batidos, la mantequilla derretida, el zumo de naranja y el anís y mezclamos hasta que veamos que está todo bien integrado.

Añadimos el puré de calabaza y cuando este bien mezclado y veamos que la masa se compacta lo pasamos a una superficie lisa y enharinada para amasar durante unos 20 ó 25 minutos (esto es lo más engorroso para los que no tenemos máquina amasadora). Puede ser que se necesite algo más de harina, dependerá de la calidad de esta. Yo la que utilicé fue la de Carrefour y puse al principio 300 grs. y tuve que añadir un poco más durante el amasado.

Hacemos una bola y la dejamos en un bol untado de aceite y cubierto con film también engrasado. Tendrá que reposar a temperatura ambiente y tapada con un paño húmedo para que fermente durante 1 hora aproximadamente. 

Pasado este tiempo lo dejamos en la nevera unas 6 horas más (o toda la noche).

Cogemos la bola de masa, con las manos engrasadas para evitar que se nos pegue, y hacemos un agujero en el centro con los dedos y vamos ampliando el hueco, dando vueltas hasta que tengamos el tamaño adecuado, el cual debe ser bastante amplio ya que crece al fermentar y luego en el horneado.

Volvemos a dejarlo en reposo a temperatura ambiente al menos otra hora para que leve un poco más.

Pintamos con huevo batido y adornamos con lo que nos guste. Yo le puse unas almendras laminadas, azúcar moreno y fruta escarchada y deshidratada.

Horneamos en horno precalentado a 180º durante unos 25 minutos (¡ojo! No debemos pasarnos con el tiempo de horneado porque si no nos puede quedar endurecido).

Dejamos enfriar sobre una rejilla y cortamos a la mitad.
 

Montamos la nata con el azúcar vainillado y rellenamos el roscón (también puedes ponerle cabello ángel, nata trufada con chocolate, crema pastelera o lo que prefieras)


Yo hice dos roscones pequeños y estaban tan buenos que cayeron el mismo día. 
 

Ánimo y cuéntame con qué lo rellenastes tú, ¿con nata, chocolate, crema pastelera?