lunes, 29 de junio de 2015

Tarta de peras




Ufff, vaya semanita de trabajo que llevo. Mira que me gusta trabajar de noche, pero tres en una semana se hacen notar y si además en medio te pegas una juerguilla que te deja agujetas de tanto baile, ¡vamos, ni te cuento!
 
¿Qué si me gusta bailar? Me apasiona. Hace unos meses me decidí, después de tanto tiempo posponiéndolo, que iba a aprender a bailar salsa, bachata y algún que otro baile latino.
 
Lo cierto es que lo que más me cuesta es dejarme llevar, y es que siempre lo digo, después de muchos años reivindicando la igualdad y ahora van y me dicen, "Carmen, tú no pienses, sólo déjate llevar y que el chico haga el trabajo duro". Se dice pronto... jejejejeje. ¡Si es que soy una mandona!
 
El caso es que ya voy cogiéndole el puntillo y vamos avanzando. ¿El mérito? De mis profesores, una pareja encantadora que bailan estupendamente. Aquí tienes la prueba:
 
 
Hombre, yo no me muevo como Yesenia, ¡qué más quisiera!, pero dame tiempo, muuuuuucho tiempo jejejejejeje.
 
A mí se me da mejor la repostería y estoy todo el día trasteando en la cocina.
 
En esta ocasión te traigo una receta de una tarta que preparé para aprovechar unas peras que tenía y que estaban pidiendo que se las comieran ya.
 
 
La textura me recuerda a la de un flan, pero sin llegar a serlo, por lo que resulta muy refrescante.
 
Como siempre, la elaboración es muy sencilla y los ingredientes de lo más común. Son estos:
 
5 ó 6 peras maduras
3 yogures naturales
4 huevos L
150 grs. de azúcar
70 grs. de harina de maíz
1 cucharada de mermelada (yo utilicé de kiwi que es la que tenía a mano, pero puede ser de melocotón, albaricoque o similar)
 
Preparamos el molde que vayamos a utilizar engrasándolo y precalentamos nuestro horno a 180º.
 
Pelamos 4 peras, le quitamos las semillas y cortamos en trozos. Las ponemos en una licuadora junto a los yogures, los huevos, el azúcar y la harina de maíz y batimos hasta obtener una mezcla homogénea. Si no tienes licuadora puedes ponerlos en un bol y batirlos con la batidora de brazo (no la de varillas). No debemos pasarnos en el tiempo, sólo lo justo para que las peras se muelan y se mezcle todo bien.
 
 
 
Vertemos la mezcla obtenida en el molde y cubrimos con el resto de las peras peladas y cortadas en láminas cuidando de que no se hundan.
 
 
Llevamos al horno y horneamos a 180º durante 55 ó 60 minutos.
 
Cuando veamos que está cuajada y empieza a dorarse, apagamos el horno y la dejamos dentro, con puerta entreabierta unos 15 minutos más.
 
Pasado este tiempo, retiramos y dejamos que enfríe completamente.
 
 
Calentamos la mermelada ligeramente en el microondas para que sea más fácil de utilizar y pintamos con ella la superficie de la tarta.
 
 
Llevamos a la nevera hasta que vayamos a comerla.
 
Es bastante ligera y la gran dificultad que tiene es que aguantes las ganas para no repetir, repetir, repetir...
 
Y ahora, me voy a practicar un ratito a ver si se me van pasando las agujetas. ;-)
 
 
 
 
 
 
Versión para imprimir